Archivos para las entradas con etiqueta: educación

Dentro de la filosofía de trabajo de Garden Software existe el principio de la no reinvención de la rueda, de reciclar lo que ya se usó y darle una nueva funcionalidad, de usar lo que ya está disponible y enfocarlo a los esfuerzos y estilos de trabajo de cada institución educativa. Entendemos que existen particularidades en los centros educativos que pueden atenderse mediante un desarrollo de software a la medida, pero en muchos casos un buena orientación en el uso de una herramienta existente (y de libre acceso) puede ser una muy buena alternativa que agregue valor a las instituciones educativas.

Es por esto que hemos desarrollado un marco de trabajo para la categorización de herramientas de software que responde a esta filosofía y que puede adaptarse a cualquier institución educativa que cuente con una infraestructura de TI básica o compleja.

Dicha categorización puede terminar siendo implantada en unas fichas descriptivas o fichas tecnicas que pueden reutilizarse, combinarse y compartirse entre si; las entregamos a toda la comunidad bajo la licencia Creative Commons que se describe al final.

En las siguientes entradas se presentarán fichas técnicas descriptivas las distintas herramientas disponibles que existen actualmente. Procuramos que la gran mayoría de estas herramientas respondan de manera positiva las siguientes preguntas:

  • ¿Es practica y funcional?
  • ¿Es abierta y/o libre?
  • ¿Puede generar evidencia del desempeño del estudiante?
  • ¿Dinamiza el proceso enseñanza aprendizaje?
  • ¿Es fácil de usar?
  • ¿Promueve el intercambio de información?
  • ¿Tiene aplicación como didáctica de clase?

Estas herramientas pueden ser de varios tipos, ya sean aplicaciones de escritorio, aplicaciones Web, aplicaciones de escritorio, sistemas operativos, o incluso videojuegos; todas las clases son tenidas en cuenta siempre y cuando respondan a las preguntas anteriores.

Para este modelo, categorizamos las herramientas como:

  • De registro: Aplicaciones que se usan para registrar y guardar permanentemente los sucesos del proceso pedagógico, la información de las partes, y el seguimiento de cada una de estas, y de ser posible ser compartida entre las partes. En este apartado se ubican aplicaciones ofimáticas, blogs, y sistemas de almacenamiento en línea.
  • De didáctica: Aplicaciones y herramientas que se usan de manera didáctica para impartir el conocimiento ó para ponerlo en practica. En este aparte se ubican las herramientas para construir y desarrollar ejercicios de temas vistos en clases, y aplicaciones para construir y desarrollar proyectos de clase.
  • De clase: Aplicaciones y herramientas que se usan para llevar un control de la clase y las partes involucradas en esta. En este aparte se ubican las aplicaciones o sistemas de software de control y gestión de aula, así como también los LMS o sistemas de gestión de aprendizaje como MOODLE, Blackboard, o Sakai.
  • De colaboración: Aplicaciones y herramientas que se usan para que las partes en el proceso pedagógico trabajen conjuntamente ya sea sincrónica o asincrónicamente.
  • De conexión: Aplicaciones y herramientas que se usan para estar en contacto y al tanto de las actividades de las partes en el proceso pedagógico. En este aparte se categorizan aplicaciones Web como Facebook, Twitter, Google Plus, e incluso Gmail.
  • De plataforma: Sistemas y aplicaciones que se usan como base para ejecutar las otras herramientas, algunas veces estos sistemas influyen notoriamente en la ejecución o no ejecución de aplicaciones, por lo que se hace de vital importancia definirlas al iniciar el proyecto. En este aparte se encuentran sistemas operativos como Linux, MacOSX, Windows, y plataformas móviles como teléfonos inteligentes con Android de Google, iPhone, y iPad. También se pueden categorizar en este aparte, plataformas de videojuegos como el Nintendo DS, Nintendo Wii o el Xbox 360.

Cabe señalar que existen algunas aplicaciones que clasificamos en mas de un tipo, eso igual no influye de manera significativa en el marco de trabajo, por el contrario, maximiza el uso de la herramienta y le brinda mas valor para las partes involucradas.

A continuación presentaremos la primera ficha descriptiva  que tenemos contemplada para implementar las estrategias de clases y el modelo propuesto por nosotros.

View this document on Scribd

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 3.0 Unported.

Anuncios

Transitamos por un cambio de ciclo, los niños que hoy tienen 5 años 7 años e incluso 14 años, son generaciones 100% tecnológicas para los que términos como disco de vinilo, casette, disquetes, no son más que reminiscencias de una época que, por desconocida, se sitúa en el mismo momento histórico que los dinosaurios.

collage web2.0

Son niños que han nacido bajo el paraguas de Internet y que acceden de forma precoz al uso y disfrute de las nuevas tecnologías, específicamente las redes sociales y sus juegos online, sin olvidarnos claro está, del uso y disfrute de los teléfonos móviles desde edades tempranas.

Existe una tendencia hacia la preocupación por el acceso  y específicamente por el uso que los menores de edad hacen de la red, aspectos relacionados con su desarrollo e integridad vinculados a la privacidad y seguridad, son algunos de los temores que de forma recurrente, plantean padres, docentes y especialistas en la formación de los niños.

Educar, no impedir

Lo que parece cierto es que, si echamos ligeramente la vista atrás y logramos situar nuestra mente en el momento exacto en que teníamos 10 o 15 años, nos daremos cuenta que la premisa fundamental de “lo que te prohíben es lo que te atrae” ha sido siempre una máxima, es por este motivo que la clave para optimizar los indudables beneficios que el acceso, uso y disfrute de las nuevas tecnologías puede aportar al desarrollo y formación de nuestros hijos, radica – como siempre- en la educación, sostenida y continuada.

Cómo se educa en el uso de las nuevas tecnologías

Para empezar es esencial abordar aspectos relacionados con el autocuidado y la protección de la privacidad, al margen de las nuevas tecnologías. Forma parte indispensable de cualquier proceso educativo informar –  a través del diálogo y sin cargas emocionales adversas que puedan provocar temores infundados- sobre los riesgos que subyacen en las relaciones sociales; hablar con desconocidos, aceptar regalos, acceder a irse con alguien sin autorización, etc.… son algunas de las recomendaciones que, de forma recurrente los padres hacemos llegar a nuestros hijos.

Es esencial destacar el poder de la autoridad a través del diálogo y sin duda, es muy trascendente que éste sea el método utilizado para abordar cualquier aspecto desde la más tierna infancia.

Otro aspecto de gran relevancia es el fomento de la autoestima, únicamente a través de una autoestima definida – que sólo se logra con una estructura familiar sólida en la que cada uno de los progenitores transmitan los mismos mensajes y utilizando los mismos métodos- es que se forman individuos fuertes capaces de decir “no” y capaces también de interactuar socialmente con sus límites personales muy bien delimitados.

Riesgos de la interacción de los menores en las redes sociales

Partiendo de la premisa del fomento de la autoestima como eje central de la personalidad, es esencial tener presentes los riesgos reales que subyacen en la interacción de los menores, no sólo en Internet sino específicamente, en los medios sociales.

– Información de carácter personal
– Información de domicilio
– Fotos y vídeos
– Información del lugar de estudios
– Formas de interactuar

Son sin duda, los mayores riesgos a los que exponen los menores en sus accesos a los medios sociales. Para minimizar el impacto de los mismos, es esencial activar las opciones de privacidad para evitar que el perfil de los niños sea público en la red.

Si bien es cierto que son muchas las corrientes de pensamiento que reclaman por la puesta en marcha de una legislación específica que impida el acceso de menores a las redes sociales o recomiendan la instalación de filtros que impidan el acceso a determinados contenidos, el mejor consejo que se puede dar se sustenta en tres pilares fundamentales.

– No podemos prohibir a los niños que conozcan cómo funcionan las plataformas sobre las que se asienta el nuevo modelo productivo y el nuevo orden social
– Para quienes aún no hayan tomado conciencia, las redes sociales son estandartes de la exaltación de los valores humanos, exigentes con las formas y grandes defensores de la reputación.
– Las redes sociales, los juegos online, las aplicaciones… son plataformas que exigen un entramado social limpio y sano, que fomentan el emprendimiento, la calidad, la innovación y la creatividad.

Pongamos algunos ejemplos

Al igual que los buscadores pero con la fortaleza de construirse a través de la interacción visible de los usuarios, las redes sociales se han transformado en plataformas eminentemente informativas, existen grupos temáticos que abordan todos los temas imaginables y los más pequeños pueden lograr que su Red Social sea un gran aliado de su ciclo formativo y un complemento perfecto para su etapa escolar.

En juegos online como CityVille subyace una formación y guía específica hacia los preceptos sobre los que se sustenta en nuevo orden social; participación activa en la generación de recursos propios – eficiencia energética, cultivos, etc.- emprendimiento- construcción de comunidades eficientes con el fin de generar recursos de toda índole- y sin duda, establecimiento del nuevo orden social y económico.

Conociendo los riesgos y las ventajas, vamos a las recomendaciones

La primera recomendación que podemos darle es la aplicación del sentido común. Extrapolando un poco el tema hacia un radio de acción más amplio, podemos seguro, buscando en el baúl de nuestra  memoria histórica, recordar momentos en los que los que la infancia y la juventud debió transitar por cambios estructurales para los que surgieron defensores y detractores, ciclos cuyos cambios suponían algo “distinto” en el modelo educativo y que, como siempre, dependiendo de las fortalezas acumuladas por cada individuo se transformaron en “cargas y debilidades” con las que enfrentar la vida adulta o en fortalezas de las que aprovechar la oportunidad subyacente.

Las redes sociales llegaron para quedarse, han supuesto un cambio de paradigma de naturaleza estructural, los modelos  y sistemas tradicionales agonizan bajo el lodo del “salvajismo” que subyace en la impunidad, la especulación, el abuso, el enriquecimiento fácil, la falta de formas… la falta de valores… la inexistencia del vínculo de índole “social”.

Las nuevas generaciones transitarán por ordenes sociales reducidos a los escombros de lo que una vez fue, tal y como hemos visto cientos de veces en las películas del futuro donde, el orden social establecido desapareció dejando desolación y falta de recursos a su alrededor. Crisis energética, crisis de alimentos, crisis financiera, crisis social… todas ellas con sus reminiscencias perpetuas transitarán junto a las futuras generaciones que deberán ser autosuficientes, capaces de obtener alimentos, energía, agua, a través de su unidad en comunidades y siempre sustentado en las formas como sinónimo de eficiencia, en los valores como sinónimo de confianza y en el compromiso como eje central sobre lo que se sustenta el peso específico de “la palabra”.

Nuestros niños de hoy deben conocer el significado de términos como confianza, compromiso, honestidad, responsabilidad, palabra…comunidad.

Podemos buscar miles de recomendaciones frecuentes tendentes a proteger a través de la prohibición a los niños, filtros parentales, legislaciones específicas, sin embargo, la clave radica en educar, es esencial que formemos a nuestros hijos no bajo los parámetros de nuestras expectativas o temores, sino en función de lo que van a encontrarse en el futuro, con el principal objetivo de lograr que ellos adquieran las fortalezas necesarias para enfrentar cualquier obstáculo, sea cual sea su naturaleza.

Permita que sus hijos accedan a su navegación habitual, enséñeles como accede usted al banco, por qué cada filtro, cual es su significado y razón, muestre abiertamente un procedimiento de navegación eficiente y compártalo con sus hijos, acompáñeles en sus procesos e interacciones y enfóquelo hacia una experiencia pedagógica y lúdica.

Es evidente que el sentido común indica que un niño de 6 años no debe tener un Facebook propio y acceder libremente, de igual forma que no debe tener un teléfono móvil porque aún está en una edad en la que los horarios y rutinas están acoplados e integrados totalmente a los hábitos y rutinas de los padres, aún no se ha iniciado el proceso de vuelo…

Pero si es esencial que usted forme parte activa de su navegación e incluir esta como principal herramienta de apoyo, ayuda y aprendizaje, muéstreles como la red, no sólo los medios sociales, puede dar respuestas que fomenten nuevas ideas y cuánto de importante tienen esas nuevas ideas de cada uno para el mundo que se está construyendo y por el que deberán transitar ellos.

Quizá la clave para explicar cómo lograr una educación en nuevas tecnologías a nuestros hijos la encontramos en el modelo educativo que se impone en este binomio universal que se ha producido con la conjunción de la caída de los sistemas y la eclosión de las redes sociales… es necesario formar seres humanos eficientes y la mejor forma de hacerlo es mientras nosotros mismos nos vamos formando, el modelo es exigente si bien a cambio de ello lograremos un mundo mejor…para ellos.

Tomado del sitio: http://wwwhatsnew.com/
por: Carolina Velasco

Mejorar la calidad del sistema educativo es uno de los principales retos que se proponen la mayoría de las administraciones gubernamentales de todos los países del mundo. Una de las estrategias para lograrlo es mirar, analizar y observar la imagen que reflejan los espejos de aquellos sistemas que en las distintas evaluaciones y estudios educativos alcanzan una posición de prestigio respecto al resto. “El objetivo no debe ser imitar a otros sistemas”, así lo matiza Ferran Ferrer, Catedrático de Educación Comparada de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB). Ferrer señala que cada país tiene sus particularidades y lo que hay que hacer es “examinar los factores claves que marcan la excelencia en los países más destacados y valorar su incidencia en el sistema objeto del análisis”.

La consultora estadounidense McKinsey & Company, firma líder en consultoría de gestión a nivel internacional, tanto para empresas como instituciones públicas, ha querido facilitar esta labor de análisis. A instancias de los encargados de formular políticas educativas, elaboró en el año 2007 un completo estudio destinado a evaluar, con base en los resultados de las pruebas PISA, las características cuantitativas y cualitativas que tienen en común los sistemas educativos que obtienen mejores posiciones.

Analizar la situación

Se evalúan las características que tienen en común los sistemas educativos que obtienen mejores posiciones

El resultado fue el informe ‘Cómo hicieron los sistemas educativos con mejor desempeño del mundo para alcanzar sus objetivos’, un documento de referencia obligada para que todos los implicados en las tareas educativas comprendan cuáles son los factores y las prácticas que determinan la excelencia en educación.

Para completar este trabajo, a finales del año 2010, McKinsey & Company ha publicado un nuevo estudio denominado ‘Cómo continúan mejorando los mejores sistemas educativos del mundo’. El nuevo informe responde a las preguntas formuladas por los políticos y líderes de educación interesados en conocer el camino a seguir para lograr mejoras significativas en sus ámbitos de gestión.

Elementos comunes

El principal impulsor de las variaciones en el aprendizaje escolar es la calidad del profesorado

El primer informe de McKinsey & Company tuvo como objetivo conocer por qué unos países tienen éxito académico y otros no. Para ello estudiaron las características que definen a 25 sistemas educativos de todo el mundo, incluidos los diez que obtuvieron mejores resultados en las pruebas de evaluación PISA. El análisis de los puntos en común que tienen estos sistemas destacados y las herramientas que emplean para mejorar los resultados de sus estudiantes proporcionan importantes pistas para iniciar políticas de cambio en otros países. La eficiencia de los sistemas que experimentan importantes mejoras apunta a tres aspectos en común.

  • Calidad de los docentes:

La evidencia de este estudio sugiere que el principal impulsor de las variaciones en el aprendizaje escolar es la calidad del profesorado. Conseguir docentes con alto desempeño e interesados por la docencia es determinante, como reflejan los resultados de diferentes estudios en la eficiencia de los alumnos.

Los estudiantes asignados a docentes con alta motivación y buenas prácticas logran avances tres veces más rápido que los que son atendidos por profesores con bajo desempeño, el impacto negativo de estos profesionales es severo, sobre todo en los primeros años de escolaridad.

  • Estrategias para capacitar al profesorado:

Los mejores sistemas desarrollan mecanismos eficaces para seleccionar a los profesores

Contar con un claustro de calidad no es fruto de la casualidad, sino de la implementación de políticas adecuadas para atraer a los mejores docentes. Los mejores sistemas educativos desarrollan mecanismos eficaces para seleccionar a los profesores y exigen que cumplan determinadas características antes de ejercer la profesión, como habilidades de comunicación y alta motivación hacia la docencia. Tienen implementados asimismo amplios y completos periodos de capacitación docente a los que se acceden tras una exhaustiva selección previa.

Como señala Luis Arranz, Decano de la Facultad de Educación de la Universidad Complutense de Madrid, uno de los componentes que explican el alto rendimiento de los estudiantes de algunos sistemas educativos es el aspecto vocacional de los profesores del país, “que para acceder a la profesión tienen que pasar por un durísimo proceso de selección”.Todo esto lleva a que se eleve el estatus de la profesión y con ello la satisfacción general del profesorado.

  • Garantizar atención a todos los alumnos:

Los mejores sistemas educativos aplican en sus aulas diferentes procesos para asegurar que todos los estudiantes se benefician de las capacidades de los docentes. Esto se logra con la atención a nivel individual de cada alumno y con procedimientos de detección, identificación e intervención inmediata en cuanto se perciben situaciones o elementos que pueden influir o retrasar el desarrollo académico del niño.

En estos sistemas es responsabilidad de las escuelas desarrollar enfoques que compensen las desventajas que pueden tener los estudiantes derivadas del contexto familiar o social que le rodea. Entre las estrategias utilizadas destacan la motivación y fijación de altas expectativas para estos alumnos, las evaluaciones periódicas y las medidas de apoyo específicas para los que presentan dificultades.

¿Cómo mejorar?

El objetivo es descubrir cuáles son las intervenciones comunes que favorecen la progresión positiva

El segundo informe de la consultora estadounidense va más allá del primero y analiza no ya los mejores sistemas educativos del mundo, sino los 20 que han experimentado una mejora significativa en los resultados de sus alumnos en las evaluaciones internacionales y nacionales, independientemente de si su avance a sido de “pobre” a “aceptable” o de “muy bueno” a “excelente”. Lo importante de este análisis es descubrir cuáles son las intervenciones comunes que favorecen la progresión positiva y evitan el estancamiento en una posición concreta. Estas son las principales conclusiones:

  • Todos pueden mejorar: no importa el punto de partida de un sistema educativo, la muestra de este estudio revela que sea cual sea el estado “académico” de un país, es posible mejorar y en un corto periodo de tiempo. Sistemas que presentan un nivel de desempeño inicial muy bajo, como Madhya Pradesh en la India han logrado mejorar sus niveles de lectura y matemáticas en tan solo 2-4 años.
  • Hay que centrarse en los procesos: para mejorar las experiencias de aprendizaje en las aulas los sistemas educativos apuestan por cambiar sus estructuras (nuevos tipos de colegios, cambios en los años escolares o ciclos…), sus recursos (más personal o mayor gasto por alumno) y los procesos (modificar el curriculum, mejorar la forma de enseñar o de dirigir…). Todos estos cambios son importantes para progresar, pero la conclusión del informe es que los sistemas que mejoran dedican más esfuerzo a potenciar el avance de los procesos, es decir se centran más en el “cómo enseñar” que en el “qué enseñar”.
  • Cada nivel requiere diferente intervención: las estrategias que deben adoptar los sistemas educativos para mejorar dependen del nivel de excelencia en el que se encuentren. Existen un conjunto de intervenciones características de cada uno, de modo que para progresar los sistemas no deben mirarse siempre en el espejo de “los mejores” sino en el de aquellos que estaban en un nivel similar al suyo y han experimentado un progreso.
  • Intervenciones comunes: existen también una serie de intervenciones que son comunes a todos los sistemas que mejoran, sin tener en cuenta su nivel de partida, aunque se manifiesta de diferente forma en cada estadio. Construir las capacidades de enseñar de los docentes, evaluar a los alumnos o asegurar la estructura de remuneración y reconocimiento de los docentes son algunos de estos elementos comunes.
  • Descentralización y autonomía: los sistemas educativos que progresan de un nivel bueno a estadios más altos se caracterizan por aumentar las responsabilidades y el nivel de flexibilidad de los colegios y los docentes para mejorar los procesos. Destacan también por establecer prácticas de colaboración entre profesores como mecanismo para mejorar la práctica de la enseñanza. Pablo Zoido, analista de la OCDE, indica como uno de los puntos de arranque para fomentar la autonomía el “otorgar un papel más importante a los directores de los centros” y proporcionarles el apoyo y la profesionalización necesaria para que “puedan mejorar la calidad de las escuelas y los maestros”.

La importancia de los líderes

En todos los sistemas evaluados los cambios para mejorar han sido precedidos de una crisis económica-financiera, un informe crítico sobre el desempeño del sistema o un cambio en el liderazgo, este último el elemento más común.

Pero para que el nuevo liderazgo funcione, deben establecerse también mecanismos que garanticen la continuidad de las reformas o mejoras que se implementen ya que la estabilidad de la dirección de la reforma es fundamental para lograr avances rápidos en los resultados.

-Tomado de el sitio: http://www.consumer.es/educacion/